El horario de verano

jornada-laboral

Desde hace ya algunos años participamos en la dinámica de cambio de horario para aprovechar la luz del día y ahorrar energía y con esto vienen las quejas e inconformidades por sentir que nos “roban” una hora de sueño.

Pero ¿por qué sucede esto? Si es algo que no podemos evitar y el quejarnos más allá de desahogarnos nos hace sentir molestos precisamente porque no está en nuestras manos.

Como humanos, sentimos miedo a lo desconocido por el temor a perder ciertos beneficios, como esa hora de sueño y como reacción natural preferimos quedarnos en la zona de confort. Cualquier cambio implica cierto desgaste, en este caso para nuestro cuerpo y el cerebro prefiere ahorrar energía quedándose con lo conocido que le da “seguridad”.

Afortunadamente nuestro cerebro tiene también la habilidad de crear nuevas conexiones neuronales para adaptarnos al cambio, todo depende de nuestra disposición y actitud.

Si tu decides aprovechar esta oportunidad y en vez de verlo como un “problema” tomarlo con un “reto” será más sencillo y provechoso, piensa cómo puedes reorganizar tu tiempo, habrá que dormirse una hora más temprano si tienes que levantarte una hora antes, hacer el hábito que tal vez tome varios días, pero todo depende de uno mismo para lograrlo. Imagina si viajaras a un país al otro lado del mundo, tendrías que adaptarte a ese horario y si fuera un viaje de placer no te quejarías, al contrario verías la forma de disfrutarlo, todo depende de tener el control de tu tiempo y aprovecharlo al máximo.

Además veámoslo como una inversión, esta vez es una hora menos pero en el siguiente cambio tendremos esa hora de más.

Como decía Benjamin Franklin “Early to bed and early to rise, makes a man healthy, wealthy and wise” – “Ir temprano a la cama y levantarse temprano hace a un hombre sano, rico y sabio”.

Me retiro a dormir ¡Buenas noches!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat